Síguenos Visítanos

En un lugar apartado de la legendaria África, Ásad, reina sobre todos los animales junto a la leona Labu, ambos son padres del travieso cachorro Abanobi quien junto a su gran amiga Zina (La Princesa Pantera) juegan y corretean por selvas y sabanas.

Abanobi, no se comporta bien al abusar de su posición de futuro rey, cuando utiliza un caracol para producir un rugido de fiera voraz que hace estremecer de pánico a: Lala, Antojo y a Pepita Plumón; por lo cual es reprendido por su madre que le ordena disculparse con todos y cada uno de los animales hasta que Thot, el viejo consejero les informa sobre la suerte incierta corrida por Ásad al enfrentar en una feroz lucha a Sobek, el avaricioso cocodrilo que se ha apoderado del río a pesar de la sequía inclemente que sufren en el reino.

Esta situación es aprovechada por Leo-Galán para querer autoproclamarse como nuevo soberano con la complicidad de las hienas: Yachi, Yamila y Yanaba. Abanobi decide ir en busca de su padre, acompañado por Zina. En el camino, cura a la jirafa Faraji de torticolis y más adelante a la hipopótama Silfides de una avergonzante flatulencia. Es así como al final llegan a su destino en el Cementerio de los Elefantes… donde reciben la ayuda de las divertidas cachorras de jabalí: ja, Ba y Li. ¿El final de esta emocionante aventura?... ¡No te lo debes perder!